LA BRUJA BEFANA, LA VERSIÓN ITALIANA DE LOS REYES MAGOS

¿Quién dice que todas las brujas son malas? Los niños italianos saben que no, que las hay buenas y sonrientes. Es el caso de Befana, la bruja italiana que cada 6 de enero  visita las casas de los niños montada en su escoba, para llenar los calcetines con regalos y caramelos.

Cuenta la leyenda que cuando los Reyes Magos llevaban los presentes al Niño Jesús, se perdieron en el camino hacia Belén. Desorientados, pidieron ayuda a una anciana, la bruja Befana. Los Reyes le rogaron que los acompañara, pero Befana rechazó el ofrecimiento diciendo que tenía mucho trabajo en su casa. Poco después, la Bruja se arrepintió de su decisión y salió a buscarlos, pero nunca los halló. Decidió entonces entregarle un dulce a cualquier niño que se encontrara con la esperanza de que fuese el Niño Jesús.

En el folklore popular italiano, como Papá Noel, la Befana desciende por la chimenea, por eso muchas veces aparece cubierta de hollín, y se supone que no le gusta ser vista, con lo que golpea con la escoba a cualquier niño que la espíe.

Una hipótesis sobre el origen de esta tradición es la que relaciona a la Befana con una fiesta romana que se celebraba al inicio del año en honor a Giano y Strenia, en la que era tradición intercambiarse  regalos.

 

Grupo: Tamara Nácher, Santi Toral, Pili López, Carmen Medina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *